Ud. est en: Home » Info: Info Camino Del Inca

Altura de Machu Picchu

Ubicada 120 km al noroeste del Cusco, sobre el valle del río Urubamba (nombre que toma en esta zona el río Vilcanota), en las montañas de Vilcabamba, la ciudadela de Machu Picchu es uno de los sitios arqueológicos más importantes del mundo y el principal destino turístico del Perú. Pocas obras hechas por el hombre muestran tanta armonía con el entorno natural como esta ciudadela y los grupos arqueológicos adyacentes.

El conjunto se encuentra estratégicamente enclavado en la cumbre de la montaña que en quechua significa "monte viejo o monte mayor", que brinda a la ciudadela el nombre y el espectacular marco paisajístico que todos hemos visto fotografiado. Frente a ella se levanta, imponente, la cumbre del Huayna Picchu ("monte joven"), en cuya cima y laderas se ubican también restos arqueológicos. Las dos cumbres se encuentran bordeadas por el torrentoso Urubamba, que corre encañonado, con rumbo hacia el oriente, unos 400 m bajo el nivel de la ciudadela.

Machu Picchu fue descubierta científicamente por el antropólogo norteamericano Hiram Bingham, profesor de la Universidad de Yale, el 24 de julio de 1911, guiado por el campesino cusqueño Melchor Arteaga, quien ya había ubicado empíricamente las ruinas. Años atrás, en 1875, el investigador francoaustriaco Charles Wiener trató de encontrar la ciudadela, interesado por las antiguas leyendas sobre una deslumbrante "ciudad perdida" en esa zona. Bingham, que realizó minuciosos estudios de las ruinas en 1912, 1914 y 1915, creyó en un primer momento que había descubierto el Tamputocco, la cuna mítica de los fundadores del imperio. Luego estimó que había descubierto Vilcabamba, La Vieja o quizás Vitcos, ciudad sagrada de los incas rebeldes y sus descendientes después de la Conquista.

machu picchu, altura de machu picchu

Portentosa arquitectura de piedra en Machu Picchu, la ciudad perdida de los Incas.

Estudios más recientes consideran que Machu Picchu no habría sido construida en forma misteriosa durante la Conquista, sino algún tiempo antes, durante el apogeo imperial incaico (entre los siglos XV y XVI), para cumplir funciones relacionadas con el culto de sus deidades principales. Por el esperado diseño y la calidad técnica de su construcción, es evidente que no perteneció a una etnia menor ni estuvo destinada a personajes de bajo rango. Y por su ubicación, que goza de doble visión panorámica, hacia la salida y hacia la puesta del sol, es posible que allí se realizaran ritos de adoración solar e incluso observaciones astrológicas. La ciudadela es de difícil acceso, pero no tiene fortificaciones ni otros rasgos de aspecto militar. Los objetos allí encontrados y la existencia de restos humanos, en su gran mayoría femeninos, fortalecen la opinión de que se trataría de un santuario, acaso erigido en honor al inca Pachacútec, quien salvó a los cusqueños de la invasión chanca e inició la expansión incaica hacia la selva.

En Machu Picchu es posible distinguir dos zonas bien diferenciadas: la agrícola, que comprende una vasta red de andenes o terrazas artificiales, y la urbana, a su vez dividida en una zona sagrada (templos, monumentos, cámaras funerarias) y una civil (habitaciones, recintos diversos, silos). Como la única tierra cultivable que existe en el lugar es aquella que ha sido llevada a los andenes, se piensa que no debió de tener una población numerosa durante todo el año. Posiblemente fue un santuario o edificio conmemorativo al que acudían importantes personajes y grupos de peregrinos en determinadas épocas del año. No hay indicios de que haya permanecido oculto o ignorado durante la Conquista, ya que ese valle, conocido como región Tampu, estuvo bajo el control de encomenderos y corregidores españoles. Se estima que Machu Picchu fue cayendo en el abandono y el olvido en un periodo posterior, entre los siglos XVII y XVIII. No ha podido comprobarse si fu o no, en algún momento, refugio de los incas rebeldes.

Las edificaciones de Machu Picchu muestran un asombroso dominio del espacio y de las técnicas empleadas para trabajar la piedra. Los estudios realizados revelan que fue construida como conjunto en forma simultánea y sin interrupciones. Los bloques de piedra labrada empleados en sus muros encajan perfectamente unos con otros, siendo imposible introducir entre ellos la punta de una guja. Entre los recintos arquitectónicos de mayor interés están aquellos denominados la Tumba Real (cerca de la puerta de la entrada a la ciudadela), el Templo del Sol, el Torreón (la única estructura de planta circular), la Mansión Sacerdotal, el Templo de las tres Ventanas, el Templo Central, la Plaza Hundida y las fuentes y canales que forman los llamados Baños del Inca. Los canales hidráulicos y las escalinatas, hechos íntegramente de piedra, son otros elementos característicos de la ciudadela. Existen, por último, monolitos de gran importancia ritual, entre los que sobresale el Intihuatana (en quechua, "donde se amarra al sol"), considerado un reloj solar.

La extraordinaria belleza del paisaje que rodea Machu Picchu se suma a su importancia arqueológica. Los exuberantes bosques de neblina que cubren las abruptas laderas y montañas constituyen el refugio de innumerables especies de flora silvestre, entre las que destacan hermosas orquídeas, bromelias y helechos arborescentes. Estas selvas son también el hogar del elusivo oso andino o ukumari (Tremarctos ornatus), el gallito de las rocas (Rupicola peruviana), el quetzal (Pharomacrus auriceps) y el venado enano o sachacabra (Pudu mephistopheles).

!

Aunque el reglamento de Expediciones al Camino Inca, indica que se debe realizar las reservas 5 días antes, lo más recomendable es realizar la reserva con mucha anticipación, el promedio en temporada alta indica que 90 días antes de la salida ya no hay espacio, esto debido a que solo pueden ir 500 personas por día, sólo así se podrá conservar de la erosión y la contaminación de la red vial y del Santuario de Machu Picchu. Por lo que es necesario pagar con anticipación los permisos.

El Qhapaq an tambin conocido como El Camino Principal Andino, fue la columna vertebral del poder poltico y econmico del Imperio Inca. La red de caminos de ms de 23,000 km de largo conectaba varios centros de produccin, administrativos y ceremoniales construidos en ms de 2,000 aos de cultura andina pre-inca.