Ud. está en: Home » Info: Informacion Del Peru

La Llama peruana

Los camélidos son originarios de América del Norte, desde donde un grupo se dirigió al Asia cruzando el estrecho de Behring y dio origen a los camellos bactrianos, tronco del que, a su vez, surgió el dromedario. El otro grupo pobló todo el continente americano, pero con el iempo quedó confinado en el sur, donde adquirió las características que hoy le conocemos. En las últimas décadas se ha iniciado, por razones económicas, un repoblamiento de camélidos en Norte América, y ya existen en los EE.UU. alrededor de 110 000 llamas y un número mucho menor de alpacas .

La llama (Lama glama) es el mayor de los camélidos sudamericanos. Los machos adultos llegan a pesar 155 kg. y las hembras, poco más de 100. Existen dos razas bien definidas: la de pelo corto y escaso vellón, llamada en quechua ccara, q'ara ("pelada") caracterizada por menor desarrollo de fibra en el cuerpo y ausencia de ella en la cara, cuello y piernas; y la lanuda, también conocida como  ch'aku, que es la menos común. Existe también un tipo intermedio y, como la llama puede cruzarse con la alpaca y el guanaco, diversos híbridos. Los de llama macho con alpaca hembra se llaman huarizos, y los de llama hembra con alpaca macho, mistis, siendo los dos muy apreciados. Las llamas pueden llegar a vivir 29 años.

Domesticada desde hace alrededor de 4,500 años este hermoso animal de paso grave y elegante ya no se encuentra en estado silvestre. Hasta hace relativamente poco, fue el medio de carga más empleado en los Andes. En la actualidad es criada sobre todo por su carne, aunque también se aprovechan su cuero, lana y abono y combustible, hasta sus excrementos. La población de llamas en el Perú se calcula un millón de ejemplares; en Bolivia existen alrededor de dos millones y medio, y en Argentina, Chile y Ecuador, un número muy reducido.

foto de llama

A pesar de no ser tan apreciada como la de alpaca, la lana de llama puede llegar a tener una finura de 27 ó 28 micrones y un largo de más de 10 pulgadas, por lo también es excelente para la industria textil. La carne se suele consumir seca en charqui o chalona.

La adaptación de los camélidos a las condiciones ambientales de los Andes ha sido tal que pueden sobrevivir en condiciones que serían insoportables para, por ejemplo, los ovinos pues pueden alimentarse del ichu, la hierba que mayormente crece en las grandes alturas. Aunque hoy viven sólo en la sierra, en tiempos prehispánicos también se criaban llamas en la costa, y hay evidencia arqueológica de que esto sucedía ya 2,500 años antes de Cristo. Las llamas costeñas eran alimentadas con hojas y corontas de maíz y con los frutos del algarrobo, y se empleaban en labores de transporte de productos agrícolas.

Esta adaptación es un factor que cobra hoy una gran importancia, pues convierte a la llama en una posibilidad para el desarrollo de las comunidades más deprimidas del país, las de las zonas altas de los departamentos de Puno, Apurímac, Cusco, Huancavelica, ya que su rendimiento es muy superior al que puede obtenerse del ganado ovino o bovino y no requieren los cuidados de éstos.

!

Aunque el reglamento de Expediciones al Camino Inca, indica que se debe realizar las reservas 5 días antes, lo más recomendable es realizar la reserva con mucha anticipación, el promedio en temporada alta indica que 90 días antes de la salida ya no hay espacio, esto debido a que solo pueden ir 500 personas por día, sólo así se podrá conservar de la erosión y la contaminación de la red vial y del Santuario de Machu Picchu. Por lo que es necesario pagar con anticipación los permisos.

El Qhapaq Ñan también conocido como El Camino Principal Andino, fue la columna vertebral del poder político y económico del Imperio Inca. La red de caminos de más de 23,000 km de largo conectaba varios centros de producción, administrativos y ceremoniales construidos en más de 2,000 años de cultura andina pre-inca.